viernes, 22 de septiembre de 2006

El desvío abusivo de partidas presupuestarias genera alarma en el Consistorio zaragozano.

Aragón Liberal

22/09/06

El ejecutivo municipal decide a última hora incrementar el coste de las fiestas del Pilar recortando el presupuesto de ciertas actuaciones que inicialmente ya estaban estipuladas.

Al parecer el máximo interés del alcalde de Zaragoza y sus socios de gobierno no es otro que complacer a la ciudadanía sin escatimar ni reparar en gastos durante las fiestas del Pilar. Es como si no hubiera otros asuntos más relevantes y mayor calado en qué gastar el dinero de los contribuyentes. Está bien que se celebren festejos y que ello genere una serie de gastos, pero modificar créditos con esa finalidad por valor de un millón de euros me parece una actitud desmedida y afrentosa.

Existe una carencia palpable de equipamientos en nuestra ciudad, faltan centros cívicos en donde la juventud pueda desarrollarse y bibliotecas en las que podamos estudiar, leer o meditar.

Si el Sr. Belloch considera que el despilfarro en unas efímeras fiestas locales es parte de nuestra cultura, de asa ciudad que no le vió nacer ni crecer, imaginense ustedes como andara el patio en los demas asuntos consistoriales.

Todo ello demuestra la debilidad de los proyectos que el tandem PSOE-CHA esta llevando a cabo durante la presente legislatura. Menos mal que se aproximan las elecciones municipales y, a pesar de la resaca festival que se nos avecina, creo que tendremos los zaragozanos en mayo de 2007 la suficiente cordura y serenidad como para que el ahora alcalde Belloch pase con posterioridad a los anales más ocultos de la historia de nuestra inmortal ciudad.

VicenBarbarroja